Cómo CAST está dejando su huella en el Mes de la Historia de la Mujer luchando contra el tráfico de personas

Por Michelle Threadgould

Mientras celebramos el Mes de la Historia de la Mujer, es importante recordar que en 2017, se reportaron aproximadamente 12,775 casos de tráfico de mujeres que ocurren al año solamente en los Estados Unidos. Actualmente, miles de mujeres están sufriendo las condiciones brutales del tráfico de personas, coacción forzada, explotación laboral y de esclavitud sexual.

Mientras el número de casos reportados de tráfico de personas es abrumador y difícil de aceptar, debemos preguntarnos: ¿cómo podemos abordar el tráfico de personas y ayudar a las poblaciones vulnerables de mujeres y niños a que escapen de las terribles condiciones de la esclavitud moderna?

Jennifer Flaks es la Directora de Comunicación del CAST – Coalición para Abolir la Esclavitud y el Tráfico de Personas – (Coalition to Abolish Slavery and Trafficking), una organización no lucrativa dedicada a eliminar el tráfico de personas y a brindarle a los sobrevivientes de tráfico de personas, educación, recursos y asistencia para escapar de sus vidas de trabajo forzado o esclavitud sexual. El CAST ayuda a todos los sobrevivientes de tráfico de personas, sin importar su género, origen étnico, edad o nacionalidad. Al describir cómo su organización interactúa con las mujeres y las problemáticas que enfrentan, Jennifer menciona: “los inmigrantes y la gente de color, especialmente las mujeres y niñas, son frecuentemente las más vulnerables. El año pasado, el 73% de nuestros casos eran mujeres y niñas.”

No sólo el 73% de los casos de CAST son mujeres, las estadísticas internacionales de tráfico de personas revelan que los latinos representan el 56% en explotación laboral y 23% en víctimas de tráfico sexual a nivel mundial. Además, el Reporte de Tráfico de Personas en California declara que, “California es un destino primordial para los traficantes de personas. La extensa frontera internacional del estado, sus grandes puertos y aeropuertos, su poderosa economía y la aceleración de la población, su vasta población inmigrante y sus industrias, la convierten en un blanco principal para los traficantes.”

Las poblaciones de inmigrantes son particularmente susceptibles al tráfico de personas debido a sus bajos ingresos, recursos limitados, aislamiento y el miedo a la deportación. De acuerdo con el Reporte de Tráfico de Personas de 2016, el tráfico de personas afecta a todos los grupos demográficos, y a las “políticas sistémicas sociales, culturales y económicas; o las prácticas pueden marginar o discriminar en contra de los individuos y grupos por ser pobres, intelectualmente o físicamente discapacitados, o por su género o etnicidad.”

Por eso, CAST se dedica a detener el tráfico de personas y a hacer una diferencia en las comunidades latinas, inmigrantes y vulnerables. Desde su creación en 1998, CAST ha identificado y brindado servicios directos a más de 1,500 sobrevivientes del tráfico de personas y a los miembros de su familia. CAST también cuenta con una línea telefónica de tráfico de personas las 24 horas, ofrece servicios sociales y legales gratuitos para los sobrevivientes del tráfico de personas, ofrece vivienda segura física y psicológica, y brinda entrenamiento y asistencia técnica a los profesionales para identificar y servir a las víctimas.

Notablemente, CAST también ha creado un Comité de Asesoría del Sobreviviente y Red Nacional de Sobrevivientes que, de acuerdo con su Reporte de Impacto de 2016, “une a una comunidad de sobrevivientes de tráfico de personas que están empoderados para organizar y defender, con el objetivo de impactar el cambio en las políticas.” Esta red le permite a los sobrevivientes de tráfico de personas el hacer conexiones significativas con aquellos que han experimentado muchos de los mismos traumas; y empodera a los grupos de apoyo para los sobrevivientes.

Entre las personas que CAST ha ayudado, hay una mujer que fue traída a Los Ángeles desde México. Jennifer explicó, “Ella estaba tomando clases de costura en México y su maestra le comentó de una oportunidad de trabajo en los Estados Unidos. Cuando ella llegó, se dio cuenta que no era lo que le habían explicado. Ella fue obligada a trabajar 18 horas al día en una fábrica de costura y después, tenía que quedarse a limpiar. La forzaron a dormir en la bodega y no le permitían salir de la fábrica. Le daban una sola comida al día.”

Al trabajar con CAST, esta mujer pudo escapar de su situación. Le dieron refugio y finalmente, se reunió con su familia, a quien trajo a los Estados Unidos de México. Su familia ahora tiene una vida exitosa.

Alejandra es otro ejemplo de una mujer que CAST ayudó para escapar de su situación de explotación sexual *también es originaria de México. Alejandra, una mujer transgénero, fue violada múltiples veces, vendida a prostíbulos y obligada a la esclavitud sexual. CAST pudo defender a Alejandra exitosamente, le ayudó a conseguir su visa T (una visa que obtienen específicamente las víctimas de tráfico), le dio refugio y se asoció con organizaciones para darle una educación. Alejandra obtuvo la residencia permanente en los Estados Unidos, terminó la escuela de enfermería y ahora, es un pilar próspero de su comunidad.

Historias como estas son las que finalmente llevaron a CAST a comenzar su campaña de recaudación colectiva #GoMujeres (#VamosMujeres) en HIPGive este mes de marzo, en el Mes de la Historia de la Mujer. Al apoyar esta campaña, los donadores ayudan a las mujeres a escapar de sus traficantes de personas y a aprovechar la educación, los servicios legales y sociales, así como la red de apoyo que les brinda CAST. Con tu ayuda, CAST puede cumplir su meta de erradicar el tráfico de personas y de hacer historia mejorando las vidas de miles de mujeres que viven en los Estados Unidos.

*Alejandra no es su nombre real.