¡Deja de hablar tanto! Cómo el ser más resumido puede ayudarte a una mejor comunicación

Por Katherine Mancera

Todos los recaudadores de fondos sabemos qué tan importante es comunicarte claramente para ganar esa donación o convencer a un donador en línea.

Entonces ¿por qué vemos tan frecuentemente (y escribimos) llamados a donar demasiado largos y plagados de coloquialismos?

Considera un enunciado como este: “Debido a la incidencia de violencia transnacional relacionada con el género entre las poblaciones latinas marginadas, en este momento hemos priorizado estratégicamente iniciativas que creemos, reducirán estas problemáticas tan graves.”

¿Lo entendiste? Yo tampoco (¡y lo acabo de escribir!).

Ahora lee esto: “La violencia en contra de las mujeres inmigrantes está en su punto más alto, así que hemos aumentado nuestro apoyo para las organizaciones no lucrativas que están trabajando para ayudar a esa población vulnerable.”

¿Ves la diferencia?

Lo entiendo. A veces, sentimos que necesitamos usar las palabras de moda de la industria para permanecer relevantes. A veces parece que nos veremos más inteligentes si utilizamos la sofisticada frase de cinco palabras (“a pesar del hecho que”) en vez de usar la simple palabra (“aunque”).

Pero, finalmente, las ideas simples se venden mejor. Eso se traduce en un mejor proyecto de levantamiento de fondos. Lo que al final, se traduce en más dinero para apoyar tu causa.

Kivi Leroux Miller, el autor del bien conocido (y súper útil) “Nonprofit Marketing Guide,” (Guía de mercadotecnia no lucrativa) sabe que entre más corto, mejor. Y, siendo la mujer servicial que es, incluso armó una guía útil para que reemplaces esas frases llenas de palabras por palabras más simples y cortas.

Por ejemplo:

  • “En este momento en el tiempo = ahora”
  • “Debido al hecho de que = porque”
  • “Ha demostrado ser = es”

Conoce el resto de los consejos de Kivi aquí ¡y comienza a resumir!